Entender la nómina y no morir en el intento

Con el artículo entender la nómina y no morir en el intento trato de mostrar las partes de la misma. Muchos amigos que no tienen conocimientos de finanzas, economía o de laboral me dicen que no entienden que son todos esos conceptos que sale en su nómina. Se han encontrado en la tesitura de no saber que concepto le llega al banco, si es el salario líquido o el bruto.

Considero que entender una nómina o un contrato laboral, su composición o los derechos del trabajador es básico en la vida profesional de cada persona y debe formar parte de los estudios de la E.S.O.

Para empezar, vamos a definir dos conceptos importantes en este tema, ¿Qué es el salario y la nómina? El salario está compuesto por el salario base y los distintos complementos salariales, los cuales se encuentran regulados en el artículo 26.3 del Estatuto de los Trabajadores. Este lo define como:

Las cantidades que se adicionan al salario base por convenio colectivo o contrato individual.

Art. 26.3 del estatuto de los trabajadores

¿Qué es una nómina?

La nómina es un documento que las empresas entregan al trabajador en el que se detallan las retribuciones que percibe por su trabajo, junto con las reducciones de Seguridad Social y Hacienda. La ley establece que la nómina se formalice de forma mensual. Por lo tanto, las empresas que pagan a sus trabajadores de forma semanal, se consideran pagos a cuenta o anticipos de nómina.

Su formato está regulado, el cual debe respetar una estructura y contenido mínimo para que sea válido. Esta se compone de tres grandes bloques, el encabezado, los devengos y las deducciones.

La cabecera de la nómina

Este bloque se encuentra en la parte superior del documento y en él aparecen los datos relativos a la empresa y el trabajador. Por parte de la empresa aparecerá el nombre, la razón social, el CIF y el código de la cuenta de cotización en la Seguridad Social. Por parte del trabajador, detalla el nombre completo, la dirección, el N.I.F., el número de la Seguridad Social, la antigüedad en la empresa y el grupo profesional al que pertenece.

Además, en este apartado también se detalla el periodo de devengo de la nómina, es decir, el tramo de tiempo por el que se paga la nómina, que por ley no puede ser inferior al mes.

Los devengos de la nómina

En este apartado encontramos los distintos conceptos por los que cobra el trabajador y los importes del mismo. Podemos diferenciarlos entre salariales, cuyos importes cotizan en la Seguridad Social y los no salariales o extra salariales, importes que no cotizan en la Seguridad Social.

El conjunto de las percepciones salariales y no salariales determinan el salario bruto del empleado, pero a esto se le deben aplicar unas reducciones antes de conocer cuál es el salario neto, que es realmente el importe que se recibe en el banco.

Dentro de la partida salarial, se encuentra el salario base, que viene fijado por los convenios colectivos de cada sector. Esto dependerá de la categoría profesional marcado en el contrato y dependiendo de esta, se desarrollan unas funciones u otras.

La partida salarial también contempla los complementos salariales, los cuales se detallan en el convenio colectivo. Estos pueden ser: las horas extra, las retribuciones en especie, los pluses de empresa (gerencia, peligrosidad, antigüedad o el determinado por convenio).

Dentro de la partida no salarial, podemos encontrar la prestación por incapacidad de la Seguridad Social, el plus de transporte, las dietas, etc.

Las deducciones de la nómina

Una vez conocido el salario bruto mediante la suma de las percepciones salariales y no salariales, se debe aplicar una serie de deducciones para pagar a la Agencia Tributaria y a la Seguridad Social.

La Agencia Tributaria se lleva un porcentaje que va desde el 0% hasta el 46% dependiendo de la situación económica del empleado, su categoría profesional y el salario bruto que percibe. Dicho tramo viene marcado por la Agencia Tributaria. Se trata de las retenciones del I.R.P.F. que la empresa recoge para entregar Hacienda por parte del empleado con el fin de adelantar el pago sobre el I.R.P.F. que se elabora entre abril y junio del año siguiente.

Otra parte del salario sirve para mantener el sistema de Seguridad Social. Por lo tanto, retienen en la nómina por desempleo, contingencias comunes, formación profesional y la cotización de horas extraordinarias por fuerza mayor.

La cotización al desempleo varía según el tipo de contrato que se haya formalizado con la empresa. Para los contratos indefinidos, en prácticas o de relevo se aplica el 1,55% y para los contratos de duración determinada, se aplica el 1,60%. Esta deducción va destinada a mantener el paro cuando se pierde el empleo.

La cotización por contingencias comunes se destina a cubrir la incapacidad laboral y la jubilación. Esto supone el 4,70%, el cual se aplica el mismo porcentaje para las horas extra, salvo las consideradas de fuerza mayor, que cotizan al 2%.

La cotización por formación profesional está destinada a que la empresa pueda formar al trabajador, ya sea mediante cursos de formación o de reciclaje. Esto supone el 0,10% de la base de cotización.

¿Cuáles son los gastos del salario?

Desde hace unos años, existe una cuarta parte en la nómina que detalla los gastos que supone para el trabajador y para la empresa sobre el mantenimiento de la nómina y los seguros sociales del mismo. Este apartado trata de concienciar cuanto supone para la empresa el mantener al empleado, ya que la mayoría de los trabajadores lo desconocen.

Conclusiones

En definitiva, el líquido que percibe el trabajador se obtiene con la diferencia entre los devengos y las deducciones, el cual se abona en la cuenta bancaria del trabajador.

Antiguamente, el trabajador estaba obligado a firmar en la parte inferior de la nómina cuando lo percibía, con el fin de justificar el pago del mismo. Hoy en día no es necesario dicha firma, ya que las nóminas se entregan de forma digital y el salario se percibe directamente en la cuenta bancaria, quedando el recibo como justificante del pago.

Espero que te haya gustado este nuevo artículo “Entender la nómina y no morir en el intento” que he preparado. Si quieres enterarte de nuevas publicaciones sígueme en Twitter. Para más publicaciones sobre temas laborales aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *