Ser autónomo en España no es tarea fácil. Son muchos los riesgos que se asumen cuando inicias una nueva actividad emprendedora. Además, se deben realizar algunos trámites con la Seguridad Social y Hacienda. Sin dejar de lado el coste que conlleva. No obstante, tiene muchas cosas buenas, como que nadie te puede tirar de tu trabajo, controlas tu horario y marcas las tarifas de lo que vendes.

Uno de los costes, que el autónomo se tiene que hacer cargo desde el inicio de la actividad, es la cuota mensual por la cotización a la Seguridad Social.

Las cotizaciones a la Seguridad Social como autónomo.

Los autónomos cotizan en la seguridad social por una base, a elección del contribuyente, entre un mínimo de 944,40€ y un máximo de 4.070,10€ a cambio de recibir unas coberturas por la realización de su actividad. La cuota de autónomo está distribuida de la siguiente manera:

  • Se destina a contingencias comunes el 28,30% de la base de cotización.
  • Para contingencias profesiones el 0,90% de la base de cotización.
  • Por cese de actividad el 0,70% de la base de cotización.
  • A la formación profesional el 0,10% de la base de cotización.

Por lo tanto, la cuota a la Seguridad Social será del 30% sobre la base por la que se quiere cotizar. Para una base mínima de cotización será de 283,32€ y para una cotización máxima será de 1.221,03€. Pero ¿esta cotización que nos cubre?

El pago de esta cuota te da derecho a estar cubierto por incapacidad temporal o profesional, a medidas de formación sobre orientación y promoción de la actividad emprendedora, cobertura por cese de actividad con derecho a paro y cotización para la jubilación. La cuantía de dichos derechos irá en función de la base por la que estés cotizando.

¿Cuál es el coste social para los autónomos en Europa?

Es interesante saber condiciones tienen el resto de países de la Unión Europea en comparación con España. Si bien, no de todos los países he conseguido encontrar la información necesaria respecto a los gastos sociales. Si puedo explicar cómo trabajan en cada uno de los países miembro.

Bélgica:

Es uno de los países donde más se complica ser autónomo. No solamente porque los trámites para ello son abrumadores, sino demás te obliga a tener conocimientos básicos de contabilidad. Su cotización se realiza por ingresos reales con una de las tasas más elevadas de Europa, que oscila entre un 25% y un máximo del 50% de los ingresos anuales. Las coberturas son similares a las de España, ya que están cubiertos la incapacidad temporal y profesional, el cese de actividad y la prestación por jubilación.

Dinamarca:

Su cotización también se realiza por ingresos reales al año con un mínimo del 25% y un máximo del 50%. La tasa más elevada, junto a Bélgica, de los países miembros. También tiene coberturas similares a España, ya que están cubiertos la incapacidad temporal y profesional, el cese de actividad y la prestación por jubilación.

Portugal:

El país vecino no obliga al pago de una cuota para la cotización, pero sí que pagan una de las tasas más elevadas por los ingresos anuales. Cotizan según los ingresos anuales por un 24,50% como mínimo y un máximo del 32%.

Alemania:

Este país cotiza por cuotas mensuales 140€, pero sólo si alcanzas unos ingresos superiores a 1.700€ mensuales, de lo contrario, la cuota de cotización será cero. No tiene coberturas sanitarias ni de pensiones. Además, se está obligado al pago de un seguro médico con un coste entre 100€ y 240€. Por lo tanto, el coste puede alcanzar los 300€ mensuales.

Croacia:

En Croacia se paga la cuota de alta por ser autónomo más elevada de todos los países miembros, 500€. Además, se cotiza por ingresos reales con una tasa del 20% anual. A pesar de no tener una tasa muy elevada, con la barrera de entrada se hace difícil emprender.

Italia:

En Italia se cotiza por ingresos reales con una tasa que oscila entre el 22,65% y 28,72%. Se posiciona en el cuarto país con la tasa por ingresos reales más elevada. Tiene un sistema de coberturas similar a España, como es el caso de la prestación por jubilación, enfermedad, incapacidad, desempleo y asistencia sanitaria.

Polonia:

Es uno de los países que, a mi parecer, abusa más de los autónomos. Se paga una cuota mensual de 200€ por cotización, un poco por debajo de la cotización mínima en España. Además, un porcentaje anual de los ingresos al año. No obstante, desconozco de que porcentaje estamos hablando y cuáles son sus coberturas frente a este colectivo.

Francia:

Durante el primer año no se paga cuota de cotización, lo que promueve el emprendimiento. Además, tiene una de las tasas más bajas de cotización por ingresos reales. Para las actividades comerciales se aplica el 12%, los profesionales liberales pagan el 18,30% y las actividades de servicios el 21,30%. La cotización cubre la incapacidad temporal, la jubilación y el sistema de salud, pero los gastos sanitarios corren a cargo del autónomo y posteriormente, el Estado devuelve entre el 65% y el 100%.

Países Bajos:

En este país solamente se paga una cuota de 50€ al mes, pero esto conlleva que no cubra absolutamente nada. Además, están obligados a suscribir un seguro de salud con un coste aproximado de 100€ al mes.

Reino Unido:

Es uno de los países con una cuota de cotización más baja de los miembros de la Unión Europea. La cuota va desde los 14€ para los ingresos inferiores a 600€ mensuales y una cuota máxima de 58€ para ingresos superiores a 6.000€ mensuales. Para aquellos autónomos con ingresos superiores a los 8.400€ el coste de la cotización sería la cuota máxima y el 9% de los ingresos que sobrepasen. La consecuencia de aplicar una cuota de cotización tan baja es que solamente cubre la pensión básica, la prestación por fallecimiento y por maternidad. Además, están obligados a suscribir un seguro médico con un coste diario de 3,77€.

Irlanda:

Es el país con la cotización por ingresos reales más baja de Europa. Se paga el 5% de los ingresos al año con un mínimo de 500€. Siendo uno de los países con la cotización más baja, les da para cubrir la asistencia sanitaria, la prestación por maternidad y por jubilación, pero no entra el desempleo.

Además, países como Letonia, Grecia, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, República Checa, Rumanía y Suecia también tienen un sistema de cotización por ingresos reales.

En definitiva, ser autónomo en España.

Últimamente se habla mucho de implantar el sistema de cotización mediante una tasa por ingresos reales en España. En Europa, cada país tiene implantado su propio sistema de cotización. El 70% de los países contribuyen al sistema social por ingresos reales al año. De los 8 países que cotizan por cuota de autónomo, España es el más elevado con 283€ al mes, seguido por Polonia con 200€ al mes. A pesar de ello, Ser autónomo en España no es tan caro, ya que se sitúa por debajo de la media de los costes sociales al año respecto a Europa, teniendo en cuenta las prestaciones en las que estamos cubiertos en comparación al resto de países, que se pagarían aparte.

Bélgica, Dinamarca e Italia son países cuyo coste de cotización sí cubre las mismas coberturas que tenemos en España, pero son los países con una tasa de cotización por ingresos reales más elevadas. Esto provoca, que para unos ingresos medios de 15.000€ anuales, el coste social al año sea más elevado que en España. El resto de países no tienen las mismas coberturas de las que disponemos, las cuales deben ser abonadas aparte, incrementando el coste de cotización para el autónomo. ¿Creéis que la cuota de autónomo en España limita el emprendimiento?

Espero que te haya gustado el nuevo post de “Ser autónomo en España” que he preparado. Si quieres enterarte de nuevas publicaciones sígueme en Twitter. Para más publicaciones sobre autónomos aquí.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *